Aurín Rodríguez

Tu tienes una vida de oportunidades y propósito!

  • aurin-nuevo

AMADAS CON NUESTRAS PARTICULARIDADES

Esta semana iniciaremos una serie de dos mensajes donde vamos a estar viendo cómo influyó en la vida de 3 hermanos estar cerca de Jesús, lo más hermoso es ver cómo Jesús les amó a cada uno con sus particularidades y cómo cada uno de ellos vio la victoria en sus vidas. Esta historia se trata de Martha, María y Lazaro.

Y amaba Jesús a Marta, a su hermana María y a su hermano Lázaro. (Juan 11:5)

Al igual que ellos, nosotras somos amadas por Dios con nuestras particularidades, sobre algunas de éstas Dios nos recomendará y ayudará a cambiarlas pero en su amor tendrá la paciencia para esperar que lo hagamos. AUNQUE MÁS IMPORTANTE QUE TODO ES QUE: Nuestras particularidades en su mayoría son apreciadas por Dios quien nos las dio cuando nos creo y que; conforme a éstas nos ha dado un propósito de vida.

 

LAS DIFERENCIAS ENTRE MARTHA Y MARIA:

La Palabra dice en Lucas 10:38-42: Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

Aquí vemos dos hermanas, que amaban a Jesús, una de ellas al oír que se acercaba corrió a su encuentro, otra lo espero, pero a su llegada se postró a sus pies a oír sus palabras. María era una mujer quieta, que gustaba de escuchar a Jesús, sentada a sus pies. Marta estaba en continuo trajín, afanándose por servir mejor al Maestro. Pero sería un error hacer el contraste entre las dos como de luz y tinieblas, bien o mal.

MARTHA:

Cuando Martha instó a Jesús que ordenara a su hermana que la ayudara, Él le dijo que María había escogido la buena parte, es decir algo mejor a la actividad incesante de Marta. Pero no hemos de olvidar que Dios en su soberana elección, había llamado a cada una a un servicio distinto.

Jesús no reprendió a Marta porque estaba ocupaba. La reprendió porque quería arrancar a María de los pies de Jesús, la posición que había ella escogido.

Marta probablemente miraba con desdén a su hermana, porque no comprendiendo su quietud. Marta, tenía su trabajo particular, y estaba orgullosa de hacerlo bien. Aquí es donde tiene su punto flaco, pensando que solo lo que ella hacía era de valor. Pero ese "punto flaco" no puede hacer que olvidemos que ella era una mujer íntegra, que amaba ardientemente a Jesús, que se ocupaba de lo humilde para servir al maestro.

En la vida se necesitan mujeres capaces y dispuestas como Marta, mujeres que puedan aceptar toda clase de responsabilidades. En la familia son absolutamente indispensables. Si bien es cierto que, María escuchaba a Jesús, también es cierto que; luego, todos ellos se sentaron a la mesa, llegó el tiempo de TODOS recibir incluyendo a Martha!.

MARÍA:

Los versos que leímos al principio en Lucas 10, relatan lo que ocurrió aproximadamente un año antes de la muerte y resurrección de Lázaro. (Marta se apresuró a servir a Jesús, pero María se colocó a sus pies escuchando sus palabras). Luego, y poco antes de morir Jesús volvió a parar en Betania. Marta había preparado la comida y se aseguraría que no faltara nada en la mesa, pero.....María notó que faltaba algo y añadió un toque espiritual ungiendo al Maestro amado con un frasco de perfume de nardo.

Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos. Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él. Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos y la casa se llenó del olor del perfume. Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar: ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres? Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella. Entonces Jesús dijo: Déjala; para el día de mi sepultura ha guardado esto. Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros, más a mí no siempre me tendréis (Juan 12).

La Biblia nos habla de ella, como la mujer que derramó, probablemente su mejor perfume sobre Jesús. Aquellos que no la entendían la juzgaron, pero ella sabía que a los pies del maestro la que sería perfumada con el mejor de los perfumes, sería ella. Ella escogió estar cerca de Jesús para oler a Jesús, para tomar un poco de Él en su vida y en su caminar.

Creo que ambas, le dieron en distintas formas, lo más preciado que tenían: "SU TIEMPO".

Y al hacerlo, sabemos que indudablemente fueron ambas tocadas por Jesús, ambas fueron llenas de su amor y de la paz de Nuestro Señor, fueron perfumadas con el discernimiento de saber escoger la dirección correcta cada una respetando sus particularidades.

Cuando te acerques a Jesús sé tú misma, ve tal como eres: Activa o pasiva, pero llévale de lo que más aprecias: de tu tiempo, de tu mejor alabanza, en fin llévalo todo a los pies del maestro.

No juzgues a las muy activas, si eres pasiva, y no juzgues a las muy pasivas si eres rápida. Sólo debes saber que a ambas (Martha y María) las amó Dios y que ambas fueron testigo del poder de resurrección en sus vidas (de eso estaremos hablando la próxima semana).

Recuerda que la Biblia dice que la multiforme gracia de Dios debe darse a conocer (1 Pedro 4:10-11), y para esto es necesaria que seamos UNIDAS, pero NO "UNIFORMES", la unidad es Dios, la uniformidad es del maligno. Cada una con sus dones debe dar lo mejor de sí.

María representa una mujer que pudiera verse como más espiritual, contrastando con Marta, que es un ejemplo de piedad activa. Pero ambas son valiosas, simplemente son diferentes a la hora de escoger. La primera escogió vivir en su mundo interior; la segunda prefirió hacer más hermoso el mundo que la rodeaba. Pero la realidad no se trata de lo que uno escoge sea mejor o peor que lo que otras escogen, sino que es cuestión de temperamento y de la verdadera esencia de la personalidad.

Por ello, la una no debe pasar juicio condenatorio sobre la otra. Los dos tipos de mujeres tienen que existir. El mundo suele preferir a la mujer activa, pero necesitamos también la meditación de las más calmadas.

Oramos ahora dando gracias a Dios, por nuestras diferencias, por nuestras personalidades, por nuestros temperamentos, y nuestro carácter. No anhelemos ser como otras, anhelemos amarles como Él nos ama y acerquémonos confiadas a su presencia. Digámosle: - "Heme aquí con mi acelere, úsame en lo que quieras"

O digamos: - "Heme aquí muéstrame por quien interceder en mi quietud, muéstrame tu gloria".

Espero que este mensaje fuera de bendición a tu vida, pronto estaré publicando la segunda parte del mismo.
Hasta pronto, me despido de ti con un fuerte abrazo en Cristo!

Aurin R.

AMADAS CON NUESTRAS PARTICULARIDADES


Esta semana iniciaremos  una serie de dos mensajes donde vamos a estar viendo cómo influyó en la vida de 3 hermanos estar cerca de Jesús, lo más hermoso es ver cómo Jesús les amó a cada uno con sus particularidades y cómo cada uno de ellos vio la victoria en sus vidas. Esta historia se  trata de Martha, María y Lazaro.

Y amaba Jesús a Marta, a su hermana María  y a su hermano Lázaro. (Juan 11:5)

Al igual que ellos, nosotras somos amadas por Dios con nuestras particularidades, sobre algunas de éstas Dios nos recomendará y ayudará a cambiarlas pero en su amor tendrá la paciencia para esperar que lo hagamos. AUNQUE MÁS IMPORTANTE QUE TODO ES QUE: Nuestras particularidades en su mayoría son apreciadas por Dios quien nos las dio cuando nos creo y que; conforme a éstas nos ha dado un propósito de vida. 

LAS DIFERENCIAS ENTRE MARTHA Y MARIA:

La Palabra dice en Lucas 10:38-42: Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.    Esta tenía una hermana que se llamaba María  la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra.   Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.  Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.     Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

Aquí vemos dos hermanas, que amaban a Jesús, una de ellas al oír que se acercaba corrió a su encuentro, otra lo espero, pero a su llegada se postró  a sus pies a oír sus palabras.  María era una mujer quieta, que gustaba de escuchar a Jesús, sentada a sus pies. Marta estaba en continuo trajín, afanándose por servir mejor al Maestro. Pero sería un error hacer el contraste entre las dos como de luz y tinieblas, bien o mal.


MARTHA:

Cuando Martha  instó a Jesús que ordenara a su hermana que la ayudara, Él le dijo que María había escogido la buena parte, es decir algo mejor a la actividad incesante de Marta. Pero no hemos de olvidar que Dios en su soberana elección,  había llamado a cada una a un servicio distinto.

Jesús no reprendió a Marta porque estaba ocupaba. La reprendió porque quería arrancar a María de los pies de Jesús, la posición que había ella escogido. 

Marta probablemente miraba con desdén a su hermana, porque no comprendiendo su quietud. Marta, tenía su trabajo particular, y estaba orgullosa de hacerlo bien. Aquí es donde tiene su punto flaco, pensando que solo lo que ella hacía era de valor. Pero ese “punto flaco” no puede hacer que  olvidemos que ella era una mujer íntegra, que amaba ardientemente a Jesús, que se ocupaba de lo humilde para servir al maestro.

En la vida se necesitan mujeres capaces y dispuestas como Marta, mujeres que puedan aceptar toda clase de responsabilidades. En la familia son absolutamente indispensables.  Si bien es cierto que, María escuchaba a Jesús, también es cierto que; luego, todos ellos se sentaron a la mesa, llegó el tiempo de TODOS  recibir incluyendo a Martha!.

MARÍA:

Los versos que leímos al principio en Lucas 10,  relatan lo que ocurrió aproximadamente un año antes de la muerte y resurrección de Lázaro. (Marta se apresuró a servir a Jesús, pero María se colocó a sus pies escuchando sus palabras).  Luego, y poco antes de morir Jesús volvió a parar en Betania. Marta había preparado la comida y se aseguraría que no faltara nada en la mesa, pero…..María notó que faltaba algo y añadió un toque espiritual  ungiendo al Maestro amado con un frasco de perfume de nardo.

Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos. Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él.    Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos  y la casa se llenó del olor del perfume.   Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar:    ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres?   Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella. Entonces Jesús dijo: Déjala; para el día de mi sepultura ha guardado esto.    Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros,  más a mí no siempre me tendréis (Juan 12).

La Biblia nos habla de ella,  como la mujer que derramó, probablemente su mejor perfume sobre Jesús. Aquellos que no la entendían la juzgaron, pero ella sabía que a los pies del maestro la que sería perfumada con el mejor de los perfumes, sería  ella. Ella escogió estar cerca de Jesús para oler a Jesús, para tomar un poco de Él en su vida y en su caminar.

Creo que ambas,  le dieron  en distintas formas,  lo más preciado que tenían: “SU TIEMPO”. 

Y al hacerlo,  sabemos que indudablemente fueron  ambas tocadas por Jesús, ambas fueron llenas de su amor y de la paz de Nuestro Señor, fueron perfumadas con el discernimiento de saber escoger la dirección correcta cada una respetando  sus particularidades.

Cuando te acerques a Jesús sé tú misma, ve tal como eres: Activa o pasiva, pero llévale de lo que más aprecias: de tu tiempo, de tu mejor alabanza, en fin llévalo todo a los pies del maestro.

No juzgues a las muy activas,  si eres   pasiva, y  no juzgues  a las muy pasivas si eres rápida.  Sólo debes saber que a ambas (Martha y María)  las amó Dios y que ambas fueron testigo del poder de resurrección en sus vidas (de eso estaremos hablando la próxima semana).

Recuerda que la Biblia dice que la multiforme gracia de Dios debe darse a conocer (1 Pedro 4:10-11), y para esto es necesaria que seamos UNIDAS, pero NO “UNIFORMES”, la unidad es Dios, la uniformidad es del maligno.  Cada una con sus dones debe dar lo mejor de sí.

María representa una mujer que pudiera verse como más espiritual, contrastando con Marta, que es un ejemplo de piedad activa. Pero ambas son valiosas, simplemente son diferentes a la hora de escoger. La primera escogió vivir en su mundo interior; la segunda prefirió hacer más hermoso el mundo que la rodeaba.  Pero la realidad no se trata de lo que uno escoge sea mejor o peor que lo que otras escogen,  sino que es cuestión de temperamento y de la verdadera esencia de la personalidad.

Por ello,  la una no debe pasar juicio condenatorio sobre la otra. Los dos tipos de mujeres tienen que existir. El mundo suele preferir a la mujer activa, pero necesitamos también la meditación de las más calmadas.

Oramos ahora dando gracias a Dios,  por nuestras diferencias, por nuestras personalidades, por nuestros temperamentos, y nuestro carácter. No anhelemos ser como otras, anhelemos amarles como Él nos ama y acerquémonos confiadas a su presencia. Digámosle:  - “Heme aquí con mi acelere, úsame en lo que quieras”

O digamos:  -  “Heme aquí muéstrame por quien interceder en mi quietud, muéstrame tu gloria”.

Espero que este mensaje fuera de bendición a tu vida, pronto estaré publicando la segunda parte del mismo.
Hasta pronto, me despido de ti con un fuerte abrazo en Cristo!

Aurin R.

primi sui motori con e-max

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar