Aurín Rodríguez

Tu tienes una vida de oportunidades y propósito!

  • aurin-nuevo

Ninguna de estas 3 cosas están en la Biblia.

En torno a la Magdalena se ha tejido un mito casi indestructible, elaborado principalmente por oradores públicos, escritores, novelistas y escritores de libretos de películas; todos ellos han creado una fantasía, la cual generalmente sugiere tres cosas, ninguna de las cuales está en la Biblia: 1) que había sido una prostituta, 2) que era joven y atractiva, y 3) que sentía un afecto romántico hacia Jesús (Lucas 7. 36-50).

 

También ha sido frecuentemente confundida con la mujer pecadora perdonada por Jesús, y con aquella que quebró un vaso de alabastro con perfume de nardo (Marcos 14.3-9) y lo derramó sobre la cabeza de Jesús. A decir verdad, todas estas proposiciones y especulaciones formuladas a través de frecuentes alusiones o referencias directas, han sido recibidas como hechos reales por multitud de personas. Entonces es tiempo de seguir aclarando ¿Cuál es la verdad en torno a Maria Magdalena?

Primero, que se trataba de un alma agradecida, porque había sido liberada de un terrible tormento. Al estudiar la Biblia vemos que los textos sugieren que su servicio a Cristo tenía la gratitud como motivación.

En segundo lugar, María Magdalena fue uno de los testigos de la crucifixión, aun cuando aparentemente no junto a la cruz, como ocurrió con Maria, la madre de Jesús, y Juan el discípulo amado (Mt 27.55-56)

Tercero, estuvo presente en la sepultura de Jesús (Mc 15.47), entre aquellos que llegaron aquel domingo temprano en la mañana para completar el trabajo de embalsamar su cuerpo (Mc 16.1) los primeros en escuchar el anuncio angelical de la resurrección del Señor (Mc 16.6), y la primera persona en hablar con Jesús después de su resurrección del Señor (Juan 20. 11-18).

El dato interesante que aprendí mientras estudiaba este tema es el siguiente: El hecho de que las otras mujeres que le servían de compañía fuesen todas las mujeres mayores, de apoyo al razonamiento de que María Magdalena las igualaba en edad. Sería ridículo concluir que su saludo e intento de abrazar a Jesús, después de la resurrección, representa algo diferente que la más lógica respuesta de gozo, al descubrir que su Maestro estaba vivo. La orden de Jesús de que no le tocara, no se debió a que aquella acción tuviese algo de indigno. Las palabras del Señor indican algún aspecto aun no cumplido de su misión post crucifixión.

Maria Magdalena fue una fiel discípula de Jesús, y se la puede considerar un ejemplo de cómo ningún tipo de esclavitud satánica puede impedir a un individuo que haya sido liberado, rendir un servicio fructífero a Cristo Jesús.

primi sui motori con e-max

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar