Aurín Rodríguez

Tu tienes una vida de oportunidades y propósito!

  • aurin-nuevo

LA TRAMPA DE SATANÁS

Cuan real es el verso que dice que Dios ordena los pasos del hombre

¡Wao! Es cada día me asombra más la grandeza de Dios al cuidarnos, como Él pone cada detalle en nuestros días, como piezas que encajan para que su propósito se cumpla a cabalidad en nosotros. Y todo esto lo estoy escribiendo porque tengo que alabarle, tengo que glorificarle ya que este libro que hoy les recomiendo, ha llegado en el tiempo idóneo para mi vida. El libro lo compré hace unos 8 meses, junto con varios libros, la verdad que cuando compro un libro siempre lo hago con dos propósitos: uno, buscando alguna enseñanza y el segundo propósito es leerlo. Si me hago el propósito de leerlo, aunque te suene raro, leerlo se convierte en el segundo propósito porque no siempre leo los libros que compro de inmediato.

 

A pesar de haber comprado este libro hace tanto tiempo, decidí buscarlo en mi librero porque recordé que trata sobre la ofensa y resulta que en estos días me sentí ofendida por algunas personas queridas y dije: "Tengo que edificarme y ser restaurada en la palabra en este sentido, porque no puedo permitir que una ofensa le dé lugar a Satanás en mi vida".

En el libro, el autor define la ofensa como la trampa perfecta de Satanás para atraparnos en sus garras, de igual forma nos revela que la mayor forma de guerra espiritual para cualquier cristiano es la poderosa fuerza de una vida en obediencia. La obediencia es la clave para caminar libre de pecado y mantener a Satanás fuera de nuestros asuntos personales. Al obedecer a Dios y su palabra le prohibimos el paso al enemigo y entramos en un nivel de revelación acerca de cómo Dios nos proporciona un sistema de seguridad en el Espíritu , que nos fortalece para no ser débiles frente a las tentaciones del enemigo.

Si alguien te ha ofendido, primero perdónale, hazlo una y otra vez en tu tiempo con Dios, ¿hasta cuantas veces? hasta 70 veces 7 y si tienes la oportunidad dile "Te perdono". Perdonando ganas la batalla a la amargura. La falta de perdón conduce a la venganza pero el perdón, conduce a la libertad y a la obediencia a Dios. En este libro leí que la amargura es una venganza no consumada.

Las ofensas no resueltas revelan flaquezas y debilidad en nuestra vida espiritual, de no sacarlas a la luz de Cristo para que sean sanadas, brotaran de nuestro interior en el momento que menos los esperamos tentándonos a tomar venganza. Y mucho cuidado con esto La Biblia dice en Proverbios 18:19 que "El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte". Cuando nos sentimos ofendidos miramos principalmente hacia dentro, consumimos nuestras energías evitando que otros nos hieran y no seremos capaces ni de dar amor a otros, ni de recibirlo porque constantemente tendremos miedo de ser nuevamente ofendidos.

Si te sientes ofendido, si sientes desconfianza y sospecha por los demás, si crees que estás a punto de perder la esperanza a causa de lo que alguien te hizo, es tiempo de leer este libro, para encaminarte a la libertad en que Dios quiere que andes.

Dios te bendiga mucho Aurín Rodríguez

primi sui motori con e-max

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar