Aurín Rodríguez

Tu tienes una vida de oportunidades y propósito!

  • aurin-nuevo

La Paciencia

Bosquejo para programa Aún estás a tiempo

¿Por qué no somos pacientes? ¿Por qué tanta gente desmaya en su fe en medio de las pruebas? ¿Por qué se abandonan los proyectos sin concluir? ¿Por qué somos tan pocos tolerantes con los hermanos/amigos?

Tal vez porque no se nos enseña a esperar en Dios, se nos habla de promesas, pero suelen olvidar hablarnos de los tiempos de Dios y de la bendición y los beneficios que recibimos cuando sabemos esperarlos. Es mi opinión personal que hoy más que nunca, se promueve la rapidez en todo lo concerniente a nuestra vida espiritual, cursos rápidos que nos convierten en "lideres, profecías que prometen la victoria inmediata sobre las dificultades, obviando muchas veces hablarnos de consecuencias de nuestras malas decisiones y pecados, etc.

 

Entonces cuando no llegan "las promesas" o se alarga la prueba muchos abandonan el camino a Cristo desencantados, y nuevamente creo que.... mucho tiene que ver con que no le hemos enseñado a ser pacientes, a esperar en los tiempos de Dios. - Pocos buscan entender el porqué, de un suceso, de una prueba, pocos buscan esperar los propósitos resultados de las pruebas.

Lastimosamente a muchos, los tiempos de pruebas, los hace impacientes, poco tolerantes e irritables. Porque no muchos tienen la bendición de estar confiados en el tiempo de espera, tal vez porque no creen que exista un propósito, o no le creen a los versos que nos enseñan que Dios usará todas las cosas (buenas y malas) para ayudarnos para bien. (Romanos 8:28).

28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Hay quienes son fieles en medio de las pruebas, pero no están en el gozo de produce la fe:

A pesar de no ser pacientes, y de los desencantos que vienen al no llegar el tiempo del cumplimiento de las promesas, muchos permanecen fieles a Dios, porque genuinamente le aman (vieron esa luz que es Cristo resplandecer en sus vidas, fueron rescatados y están agradecidos) pero su vida está muy lejos de ser la vida abundante que Cristo pagó por ellos. Asumen que ellos han hecho algo malo, asumen que es su cruz, etc., etc. No sé imagina que tal vez, lo que les falta es entender el camino de la espera en Dios.

La paciencia que hereda las promesas:

El significado de la palabra paciencia en Las Escrituras describe el "espíritu constante que nunca cederá". Es esa "paciencia" y fe que, finalmente, heredará la promesa. Debe ser la característica de "cada cristiano", de "cada miembro de iglesia", está incluida entre los frutos del Espíritu (Gál_5:22). - Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,..-

En mi caminar con Cristo he aprendido que hay dos formas idóneas para esperar en Dios: Una es esperar actuando y la otra es esperar pacientemente en Dios.

I. Esperar en Dios actuando:

Los que esperan en Dios tiene la promesa de correr y no cansarse, tiene la promesa de ir por encima de las circunstancies.

Si la promesa aclara que podremos correr, es porque esperar no tiene nada que ver con quedarse cruzados de brazo.

"Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán". Isaías 40:30-31

La espera en Dios requiere que se ejercite la paciencia, en el ejercicio de nuestra paciencia nuestra fe aumenta en su valor, y vemos la mano de Dios levantarnos. En los versos de Isaías 40 esperar tiene que ver con actuar declarando la Palabra, pisando sobre las circunstancias y mantenerse haciendo lo correcto. No se trata del concepto de la palabra "esperar" que siempre ha tenido, porque no se trata de esperar de brazos cruzados, se trata de esperar actuando. Esperar en Dios implica seguir caminando, seguir corriendo, seguir volando por encima de las circunstancias.

II. PACIENTEMENTE ESPERÉ EN DIOS – en confianza:

Cuando leemos el Salmo 40 visualizamos que durante el tiempo de su espera, el salmista se encontraba en el Pozo de la desesperación, del lodo cenagoso. Un lodo que ya de por sí, y por su naturaleza, no era el lugar para estar confiado, y todo se empeora porque el lodo no estaba seco (firme) sino que este lodo era cenagoso lo cual hacía más difícil. Si el lodo está firme podemos pasar con nuestra carga y pisar firmemente (y no se hace tan difícil), pero cuando el lodo está resbaladizo la prueba se complica, el peso de nuestra carga puede llegar a un hundirnos en este lodo cenagoso.

Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, Y confiarán en Jehová. Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira. Salmo 40:1- 4.

Cuando en el verso 1 dice "pacientemente" aquí es s un hebraísmo que significa: "esperé esperando".
Se refiere a esperar en confianza de que viene el auxilio, el socorro necesitado.

En el ejercicio de la paciencia sin desviarme a buscar otro apoyo que no sea el de Dios:

El Salmo 40:4 dice "Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, y no mira a los soberbios a los que se desvían tras la mentira". Solo aquellos que en medio de su espera han puesto la confianza en Dios recibirán los recursos del cielo para llegar victoriosos al final de la espera. En momentos de pruebas v4 "no corrió tras la mentira". No fue buscando ayuda en hombres porque el varón que confía en Dios no mira ni desvía su mirada del autor y consumador de su fe.

No puedo concluir esta parte del mensaje, sin decirte que existen 3 cosas que obran mientras esperamos pacientemente en Dios:

1. La fe y la confianza que pone el hombre en Dios, mientras sigue proclamando su palabra sobre sus circunstancias.

2. Las misericordias de Dios: La misericordia es la actitud de Dios, actitud que actúa a nuestro favor. - Dios se inclinó a él y oyó su clamor - .

3. Los propósitos de Dios: Luego de sacarlo del pozo del lodo cenagoso lo puso sobre la piedra más alta, lo puso en un lugar donde pudo cantar canticos de liberación, y anunciar a otros las maravillas de Dios.

"y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso". Salmo 40:1.

Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Salmo 40: 2

Finalmente, cuando vemos el significado de la palabra paciencia en el Nuevo Testamento (HUPOMONE) Se refiere a la VIRTUD VARONIL – RESISTENCIA. Hupomone es utilizada con mucha frecuencia, para significar ese "poder de permanencia espiritual".

No es la paciencia del que se sienta y agacha la cabeza con derrotismo, presto a soportar hasta que pase la tormenta que se avecina sobre él.

No es la paciencia del que aguarda ceñudamente el fin, sino del que espera radiantemente un nuevo y mejor amanecer.

Crisóstomo dice que hupomone es La llama "reina de las virtudes, fundamento de las acciones justas, paz en la guerra, calma en la tempestad, seguridad contra los complots", y ni la violencia del hombre ni los poderes del mal pueden dañarla.

Es la virtud que puede transmutar en gloria a la desgracia más grande, porque, más allá del dolor, ve la meta.

Esperando que este mensaje sea de mucha edificación a tu vida,

Aurin Rodriguez

primi sui motori con e-max

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar