Aurín Rodríguez

Tu tienes una vida de oportunidades y propósito!

bonitas-noviembre

Cosecharemos con alegría lo que con lágrimas sembramos

Leamos el Salmo 126

Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion,  Seremos como los que sueñan. Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos. Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; Estaremos alegres. Haz volver nuestra cautividad, oh Jehová, Como los arroyos del Neguev. Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.

 

He estado meditando en las enseñanzas del Salmo 126, Dios ha mostrado a mi vida que:

  1. SIEMPRE nuestros procesos concluirán trayendo aprendizaje y agradecimiento.
  2. En medio del proceso, debemos anhelar nuestra liberación, y anhelar que la mano de Dios nos lleve a tiempos mejores.
  3. El proceso no es para que nos rindamos, el proceso es para aprender y hacernos mejores.
  4. El proceso ya tiene una fecha para concluir.

Muchos me preguntan porque hablo del pasado y me rio, hasta me han aconsejado usar cierto dramatismo y es así y no pienso cambiar mi forma. Yo no lloro al contar sobre mis procesos del pasado, puedo contarles con risas por todo lo que he pasado porque estoy convencida que la verdadera restauración es esa… que podamos cosechar con alegría los frutos de nuestra restauración. En servicios y conferencias, observo gente que cuentan sus testimonios y arrancan a llorar con dolor, y la impresión que tengo es que no han sido totalmente sanados y restaurados, simplemente están gritando frente a otros su dolor, pero les falta gritar frente a Dios. Yo estoy convencida de lo que dice el salmo que estudiamos hoy: “se cosecha con alegría lo que con lágrimas sembramos”. Al mirar atrás y analizar cada proceso de mi vida, solo puedo decir “Gracias Dios”, porque permitió que todo ocurriera.

Al ser restaurados, terminamos concluyendo que todo era necesario para que en nosotros se produjeran los frutos del Espíritu Santo: Paciencia, amor, templanza, mansedumbre, bondad, benignidad, fe, gozo y paz.

La luz de Cristo resplandece en las vidas que han sido por Él restauradas, brillamos para que otros sepan; que si lo hizo por nosotros también lo hará por otros.

Las pruebas de las hijas de Dios siempre tienen un objetivo: Refinar el oro, o pulir el diamante, o evidenciar la perla. Sus hijas son oro, diamantes y perlas. Vemos las perlas y asumimos que siempre estuvieron allí, vemos el oro y no recordamos que estaba oculto en una peña, vemos el diamante y jamás nos imaginamos el proceso.

Proceso de las Perlas:

Saben que las perlas son el resultado del dolor de un pequeño ser viviente (molusco) que por la entrada de un granito de arena o cualquier cosa que entre en el caparazón, hace que el molusco se sienta incómodo y empiece a producir la sustancia que lo cubre y protege a su alrededor y así, poco a poco se forma una perla.

Proceso del diamante:

Los diamantes emergieron a la Tierra a través de erupciones volcánicas. Una vez que el magma de las erupciones se enfrió, éstos fueron escondiéndose en depósitos, donde luego fueron encontrados por el hombre.

Primero hubo fuego, años que tomó el proceso, pero el resultado es un diamante.

El valor de perlas y diamantes:

  • El valor de la perla se determina por su iridiscencia (la forma en que refleja la luz), su tono nacarado, su suavidad y su simetría.
  • Los quilates de un diamante corresponden a su peso.
    • El peso en nuestras vidas es la madurez espiritual, el acercarnos más al propósito de Cristo.
    • En cuanto a la claridad de los diamantes, esta nos habla de su pureza. A mayor claridad, más puro es un diamante.

Los procesos nos purifican, en ambos casos (perla y diamantes) mientras más reflejen la luz más valiosos son. En el caso de las perlas se suavizan y toman nuevas formas. Al igual que nosotros en manos del alfarero. Igual pasa con nosotras, los procesos nos preparan para reflejar su amor, su bondad, su paciencia, su perdón y su salvación. Nadie dijo que el proceso iba a ser fácil, pero hay algo que si sabemos; que a los que aman a Dios TODAS las cosas le ayudan para bien. Todo por lo que está pasando se está alineando para que resulte en bendición para ti y para otros.

En medio de las pruebas:

1. Nuestros corazones son probados

Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos. (Deuteronomio 8)

2. Nuestra fe es desafiada (1 Pedro 7 dice que nuestra fe se prueba como el oro con el fuego).

3. Cuando nos rendimos a Dios en medio del proceso: Crecemos en fe, en paciencia, en mansedumbre

4. Nos enseña a depender solo de Dios.

5. Nos muestra que en la aflicción Él nos sustenta.

Cuando hemos sido llamadas con un propósito, en el desierto a la buena o a la mala, terminamos aprendiendo a depender de Dios. Puede que en tiempos de desiertos, el primer día rechaces el maná, no quieres eso tu lo que quieres es lo que comías en Egipto, pero no aguantarás mucho, morirás de hambre o empezarás a alimentarte de la provisión de Dios.

Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, más de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre.(Deuteronomio 8)

“Te hizo tener hambre” de repente estas insaciable nada te satisface, y Él te da a probar de su sustento y finalmente, te sacias. Tu sustento, tu guía, tu ayuda es Dios, y en el proceso vas a convencerte, que fuera de Él no tienes salvación ni esperanza de rescate.

Anhelar la liberación:

Tenemos que anhelar nuestra liberación, clamar por ella mientras seguimos haciendo lo correcto

Haz volver nuestra cautividad, oh Jehová, Como los arroyos del Neguev.

Dios, devuélvenos el bienestar, como le devuelves al desierto sus arroyos. (TLA)

No podemos detenernos, tenemos que seguir avanzando. La Biblia dice en este salmo: Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas. Se trata de una vida que ha decidido avanzar a pesar del desierto, sabe que Dios le va a sustentar, que Dios le va a guiar busca su guianza y su sustento.

El día de la liberación

Concluido el proceso, llega el tiempo de cosechar con alegría lo que con lágrimas sembramos.

Salmo 126:5 los que sembraron con lágrimas con alegría y regocijo segaran

Hay un momento para regresar, hay un momento cuando la opresión de un proceso cesa y no hay más dolor.

4 cosas vemos en este Salmo:

  1. Hay un tiempo para que concluya el proceso. Este tiempo nos devuelve las esperanzas, empezamos a soñar con el mejor futuro, el Señor pone nuevos anhelos en nuestros corazones (V1 Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion,  Seremos como los que sueñan.)
  2. Hay un tiempo de alegría, nos reiremos de lo sucedido y esperaremos con risas nuestro porvenir. Alabaremos a Dios por lo sucedido, entenderemos la grandeza de su propósito para con nosotras (vEntonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza)
  3.  Volveremos con frutos evidentes, mostraremos nuestra cosecha la Biblia dice: “Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas[i]
  4. Todos van a reconocer la grandeza de Dio en nuestras vidas, será evidente para todos nuestra salvación y restauración (v2 y 3; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos. Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; Estaremos alegres.)

No sé porque razón en la versión Reina Valera 1960 narra el salmo como una aspiración al futuro y la TLA como en el presente. Yo creo que esto es parte de las revelaciones de Dios para nuestras vidas hoy, nos reta a que hablemos las cosas que NO son como si fueran.

De la tristeza a la alegría

SALMO 126

Cuando Dios nos hizo volver de Babilonia a Jerusalén, creíamos estar soñando. De los labios nos brotaban risas y cánticos alegres. Hasta decían las demás naciones: «Realmente es maravilloso lo que Dios ha hecho por ellos». ¡Lo que Dios hizo por nosotros fue realmente maravilloso,
y nos llenó de alegría! (
Biblia TLA)

Empieza hoy a soñar y a reír que tu liberación está cercana, vas a hablar riéndote de lo que aprendiste y sembraste con lágrimas.

 

 

Esperando que este mensaje sea de bendición a tu vida.

Aurin Rodríguez

Para Bonitas por Dentro - Junio 2017

 


[i] Agricultura. Gavillas: Manojo de sarmientos, mies, hierbas etc., que se atan por el centro con un cordel. Suele ser de un tamaño moderado para facilitar su transporte manual, y por tanto menor que el haz o fardo.

primi sui motori con e-max

Comentarios   

0 #1 rosa maria 11-06-2017 00:36
A mi me encantó Aurin, palabras de Dios consuelan mi alma
Citar

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar