Aurín Rodríguez

Tu tienes una vida de oportunidades y propósito!

  • aurin-nuevo

Hoy, Dios puede hacer un milagro para ti

La Fe de Ana, Madre del Profeta Samuel

Ser Madre es una bendición del Señor, pero en algunos casos se presentan condiciones no favorables para que una mujer pueda concebir y dar a luz un hijo. Evidentemente se necesita Fe, cuando nos toca pasar por ese trago amargo. Veamos en la Palabra de Dios, el caso de Ana, la Madre del Profeta Samuel; acerca de como ella llegó a ser madre por su Fe, ya que el tiempo pasaba y Ana no quedaba embarazada (Ver 1 Samuel); pero ella tenía la firme convicción de que Dios podía concederle un hijo. Este era un momento decisivo en la historia de su pueblo y Dios había dispuesto que Samuel, el futuro Profeta, naciera del vientre de Ana, quien ante los ojos del mundo era estéril. Dios permite en ella, una espera prolongada, en medio de su tribulación, esta mujer se rinde por completo al Señor, con un corazón contricto y humillado. Esta actitud de humillación sincera ante Dios, la llevó a fortalecerse en su Fe de manera inquebrantable; ya que no estaba dispuesta a ceder, hasta recibir respuesta a su oración. Su deseo era dar a luz un hijo para dedicarlo al Señor, según vemos en el voto solemne que hace (Ver 1 Samuel:28). Ana veía la respuesta, no como meramente posible, sino cierta. Su Fe la inducía a aferrarse al Dios vivo, al que está aquí hoy contigo y conmigo, para bendecir nuestras vidas, en el nombre de Jesús.

 

TESTIMONIO

Yo no soy Ana la Madre del Profeta Samuel, soy Sarah Caram y tengo para testificar que al igual que Ana, le creí al Señor por una criatura, y me la concedió, para su Gloria. Muy brevemente, les diré que tengo dos hijos, un adolescente de 13 años, y una pequeña niña de 5 años. En ese espacio de tiempo de ocho años, entre cada hijo, tuve tres pérdidas de embarazo, una detrás de la otra; y no se encontraba una explicación clínica, clara y precisa acerca de lo que estaba sucediendo. Ante esta situación, hice igual que Ana, me entregué, me postré y le clamé al Señor por otra criatura. Yo le creí a Dios, y mi petición fue escuchada y concedida. Yo quiero decirte, que en aquel tiempo Dios hizo el milagro en Ana, por su Fe. En el año 2001, lo hizo conmigo por mi Fe, y porque era el momento oportuno conforme al Plan de Dios para mi vida. ¿Y contigo? ¿Sabes que? "hoy, Dios puede hacer un milagro para ti". Solo abre tu corazón, pídele al Señor con precisión, y dispón tu espíritu, para que recibas todas y cada una de las promesas que tiene nuestro Dios para con nosotros en el Nombre de Jesús.

ORACION

Hoy, con un corazón agradecido, por el Milagro que Dios hizo en mi vida, oro para que Dios venga estableciendo su orden en todos y cada uno de los órganos de tu sistema reproductor, en el poderoso Nombre de Jesús. Yo creo que la unción del Santo de Israel viene sobre ti de forma sobrenatural trayendo fertilidad anatómica y espiritual, en todos los aspectos de tu vida. Mi mayor deseo es que estas palabras sean de aliento y bendición para la vida de todo el que lea este testimonio.

Bendiciones,

Sara C.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

07 de enero de 2007, Santo Domingo, R. D

primi sui motori con e-max

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar