Aurín Rodríguez

Tu tienes una vida de oportunidades y propósito!

  • aurin-nuevo

HASTA AQUÍ NOS AYUDÓ EL SEÑOR

(1ª Samuel 7:12).

Hoy quiero tomarme unos minutos para compartir con ustedes un testimonio más de que Dios es fiel y siempre fiel!!!.

El pasado Domingo estaba invitada a ministrar en una iglesia, desde que lo supe había estado orando para que Dios se glorifica en ese servicio, oré por los corazones de las personas que estarían presente y porque de verdad.... yo tenía el deseo como nunca antes... de que, sucedieran cosas que evidenciaran la presencia de Dios.

Durante varios días estuve orando, yo tenía tanto tiempo sin ministrar en una iglesia, que venían dudas a mi corazón, pero en mi oración, pedí a Dios que quería hacer mías todas las palabras que Él ha enviado a mi vida sobre mi llamado, sobre su respaldo y que no permitiera que las palabras, los juicios y el rechazo de quienes no recibieron mi llamado me llenaran de dudas, y Dios una vez más fue fiel, porque de repente empecé a sentir una seguridad y una aprobación por parte de Dios, que me llenaba de gozo y anduve en un acelere espiritual tremendo!!.

 

El Domingo temprano me levanté a revisar el mensaje que estaría compartiendo y a orar y como Dios todo lo hace perfecto, entonces Él dispuso que yo recibiera unas palabras, justo unas horas antes de empezar a ministrar. Ese día al finalizar de orar fui a llamar a una hermana en Cristo desde mi celular y vi que tenía un mensaje en el correo electrónico, lo increíble fue que yo lo abriera para leerlo, la sorpresa fue, que a continuación estaba este mensaje para mí:

Mensaje:

La expresión "hasta aquí" se asemeja a una mano que señala el pasado. Transcurrieron veinte o cincuenta o setenta años y sin embargo, "hasta aquí nos ayudó el Señor". A través de la pobreza, a través de la riqueza; a través de la enfermedad, a través de la salud; en la patria, en el extranjero; en la tierra, en el mar; en honra y en deshonra; en tristezas, en gozo; en aflicción, en triunfo; en oración y en tentación; en el hogar que teníamos y en el hogar que ya no tenemos... "hasta aquí nos ayudó el Señor".

Pero esta expresión: "hasta aquí", apunta también "hacia delante", "a partir de aquí". Cuando una persona levanta cierta señal y escribe en ella "hasta aquí", indica que aún no llegó al fin y que, por lo tanto, tiene todavía que recorrer cierta distancia. En ese recorrido habrán más pruebas, más alegrías; más tentaciones, más triunfos; más oraciones, más respuestas; más fatigas, más fuerzas; más luchas, más victorias. Después vendrán las enfermedades, los achaques y la muerte. ¿Y con esto se termina todo? ¡No!; hay más todavía: el despertar a la semejanza de Dios, los tronos, las arpas, los cantos, los salmos, los vestidos blancos, el rostro de Jesús, la compañía de los santos, la gloria de Dios, la plenitud de la eternidad y la inmensidad de Su gloria.

¡Anímate creyente! y con agradecida confianza levantemos nuestro "Ebenezer", o sea, "nuestra piedra de ayuda" que es Jesús, pues el que nos ayudó hasta aquí, nos ayudará hasta el fin de la jornada. La fidelidad del Señor es eterna, su misericordia es nueva cada mañana. Dios nos ama tal como somos y estamos; nunca miente, sus promesas son verdaderas, su pacto con nosotros es eterno.

Luego el mensaje proseguía con la siguiente pregunta:

¿Recuerdas estas promesas que te hizo durante el año?: "En este instante estoy pensando en ti"( Wao–el mensaje que predicaría ese domingo se llamaba "Dios está pensando en ti!!", se imaginan como salte... fue algo en mi espíritu que me confirmaba su mensaje); luego proseguía diciendo:

"Nunca te dejaré, jamás te abandonaré"; "No temas, Yo estoy contigo, Yo Soy tu ayuda"; "Yo Soy tu consolador"; "Yo estaré contigo en las tribulaciones"; "Yo curaré tus heridas"; "Yo daré nueva vida a tus hijos"; "Mis ojos están puestos en ti"; "Yo levanto tu cabeza, no te humillarán"; "Mi Paz te dejo, Mi Paz te doy. No se turbe tu corazón ni tenga miedo"; "Yo te sostendré y te libraré"; "Tú eres mi siervo, mi elegida"; "Yo hago nuevas todas las cosas"; "Yo te daré consejos y velaré por ti"; "Otra vez abriré caminos en tu soledad y ríos en tu desierto"; "Yo Soy tu Señor, tu Salvador"; "Yo bendeciré el trabajo de tus manos"; "No te angusties, Yo Soy tu Dios que te esfuerzo"; "Siempre te ayudaré, siempre te sustentaré"; "Yo te escogí y no te deseché"; "Pon tu esperanza en Mí"; "Yo te libraré de las tristezas"; "Yo mismo me ocuparé de todos los que te oprimen"; "Construirás casas y vivirás en ellas"; "Mía es la venganza, Yo pagaré"; "Ninguna arma forjada contra ti prosperará"; "Yo concederé los deseos de tu corazón"; "Mi Presencia irá contigo"; "Yo mismo iré delante de ti"; "Te protegeré por dondequiera que vayas"; "Con amor eterno te amo"; "Aún en la vejez, Yo te cuidaré y te sostendré"; "Yo estoy de tu parte, Yo te ayudaré"; "Yo perdono tus pecados y sano tus enfermedades"; "Te cuidaré como a la niña de mis ojos"; "Yo te daré salud y te curaré y te sanaré"; "Yo enjugaré tus lágrimas"; "Yo te haré gozar de Mi salvación"; "Yo nunca me olvidaré de ti"; "Yo no tardaré en hacerte justicia"; "Yo sanaré a tu nación"...

La Gloria sea de Dios porque esto definitivamente era para mi, era su afirmación, era su amor a mi vida!!!.

Les digo que cada una de estas promesas, que cada una de estas palabras, Dios la ha estado trayendo a mi vida durante los dos últimos años; y cuando las leía recordaba cada ocasión en la que Dios me daba esas palabras y que ahora me confirmaba.

La Gloria sea para Dios!!!!, porque la persona que escribe estos mensajes siempre pone únicamente un versículo de La Biblia que yo leo rápidamente, pero en esta ocasión llegó todo este mensaje !!! No era un versículo lo que hoy llegaba, eran todas sus promesas todas renovadas, todas nuevamente llegaban a mi vida.

Al final todo estuvo perfecto, como sólo Dios puede hacerlo, miren como pasaron las cosas:

1. Recibí un avivamiento personal antes de ministrar, andaba acelerada pero en Cristo.

2. Llegó el mensaje a predicar, en su tiempo y conforme a sus propósitos.

3. Llegó esta palabra a mi vida

4. Dios se glorificó en la iglesia, tuve su respaldo y fuimos todos edificados en su palabra

5. Al final Dios habló a mi vida a través del pastor de la iglesia quien tomó el micrófono y me dijo: "hermana usted no puede irse sin que yo le diga algo que Dios quiere que sepa"... y enseguida empezó a hablarme de parte de Dios, tantas cosas que sólo Dios puede conocer de mi vida.

6. Salí en gozo y me fui a otra iglesia de unos pastores maravillosos donde se alaba a Dios por un buen rato al finalizar el servicio porque yo dije:" Tengo que ir a cantar alabanzas, tengo que ir a gozarme porque Dios HASTA AQUÍ HA ESTADO CONMIGO!!!.

7. Y para concluir: Henido el tiempo, de mandarles este testimonio a ustedes PARA QUIENES TAMBIÉN SON TODAS ESTAS PROMESAS.

Un abrazo a todos, espero que este testimonio sea de mucha edificación a sus vidas!!!

Aurin Rodriguez.

primi sui motori con e-max

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar