Aurín Rodríguez

Tu tienes una vida de oportunidades y propósito!

  • aurin-nuevo

Testimonios

Hoy, Dios puede hacer un milagro para ti

La Fe de Ana, Madre del Profeta Samuel

Ser Madre es una bendición del Señor, pero en algunos casos se presentan condiciones no favorables para que una mujer pueda concebir y dar a luz un hijo. Evidentemente se necesita Fe, cuando nos toca pasar por ese trago amargo. Veamos en la Palabra de Dios, el caso de Ana, la Madre del Profeta Samuel; acerca de como ella llegó a ser madre por su Fe, ya que el tiempo pasaba y Ana no quedaba embarazada (Ver 1 Samuel); pero ella tenía la firme convicción de que Dios podía concederle un hijo. Este era un momento decisivo en la historia de su pueblo y Dios había dispuesto que Samuel, el futuro Profeta, naciera del vientre de Ana, quien ante los ojos del mundo era estéril. Dios permite en ella, una espera prolongada, en medio de su tribulación, esta mujer se rinde por completo al Señor, con un corazón contricto y humillado. Esta actitud de humillación sincera ante Dios, la llevó a fortalecerse en su Fe de manera inquebrantable; ya que no estaba dispuesta a ceder, hasta recibir respuesta a su oración. Su deseo era dar a luz un hijo para dedicarlo al Señor, según vemos en el voto solemne que hace (Ver 1 Samuel:28). Ana veía la respuesta, no como meramente posible, sino cierta. Su Fe la inducía a aferrarse al Dios vivo, al que está aquí hoy contigo y conmigo, para bendecir nuestras vidas, en el nombre de Jesús.

El Señor lo había hecho todo nuevo

Hola a todos.

Yo estoy aquí para compartir con ustedes el por qué yo soy cristiana. Mi historia no es demasiado dramática; yo no era una alcohólica antes, ni una drogadicta; no, yo era una simple ama de casa, esposa y madre de dos hijos, quizás con una vida muy parecida a la de muchos de ustedes.

Mi historia comienza hace unos años. Yo estaba casada con un buen hombre, tenía una parejita de niños lindos y saludables, vivía en un departamento de 7 habitaciones en Zurichberg, tenía dinero en abundancia, amigas, y podia darme el lujo de no trabajar y estar en casa. Tenía todo para ser feliz, ¿verdad?

¿Recuerdas? Dios fue quien te dio ese regalo.

Cuantas veces hemos escuchado el verso que dice "Por nada estemos afanados", este verso nos invita a confiar en la providencia de Dios en cada aspecto de nuestra vida. Lo hemos escuchado tanto y es tan real en nuestras vidas, que estoy segura "que muchas veces pasamos por alto que cada día Dios está proveyendo para nosotros lo que nos hace falta" y que no es casualidad que tengamos lo necesario, por el contrario se trata de que Dios quien está orquestando todo para que estemos satisfechos y completos en Él.

Que bueno saber que estamos en la mano del alfarero

Un jueves de enero en este año, tenía dos cosas importantes que hacer una de estas era la presentación del estado de un proyecto muy importante para la empresa donde trabajo y la otra era la celebración de una pequeña fiesta para mi hijo Jean con motivo de cumplir sus 5 años.